8-10-2016 LA BLANQUILLA- LOS ROQUES


8-10-2016         LA BLANQUILLA- LOS ROQUES
A las ocho de la mañana estamos dejando La Blanquilla, por la proa 120 millas al oeste, el viento continua sin aparecer y los diez nudos son insuficientes para vencer el desordenado mar que aún queda.




Pasamos el día consumiendo gasoil, viendo como nos cruzan restos de todo, palmeras, troncos, botellas de plástico, maderas,  parece que naveguemos por un rio, suponemos que el paso de Matías por la zona es el causante de tanto OFNI.     También notamos que la supuesta corriente del mar hacia el oeste, tiene sus horas, pues de ir a 5 nudos, sin tocar nada pasábamos a 4, no sabemos si es lo normal o también es causa del Matías de los hue…s.                                                                            Al atardecer una línea de boyas aparece por esribor, pensamos que será un palangre, pero también puede ser una gran red a la deriva, poco a poco se van aproximando y el miedo a atravesarlas nos hace desviarnos del rumbo. Llevamos 6 millas desviándonos y la noche se acerca, decidimos que hay que traspasar esa línea mientras haya luz, o de seguir así acabaremos en Colombia.

ESTE VIENTO APENAS DURO UN PAR DE MILLAS

ESTE NOS LLEVO HASTA LOS ROQUES
Creemos que es un enorme palangre, pero no es cuestión de creer, la posibilidad que sea una red a la deriva, nos hace temer quedar enganchados, con el tiempo y siempre por experiencias negativas, hemos ido adquiriendo una importante red-fobia.
Sacamos el genova con la intención de detener el motor para cruzarla, nos encomendamos a Neptuno y enfilamos a una de las boyas, sin inconvenientes logramos atravesar la gran línea y nos damos cuenta que el Golden sigue navegando a más de 5 nudos, dejamos el motor al ralentí y esperamos las consecuencias.
Las boyas continuaron pasando y como mínimo aquel aparejo tenía  11 millas de largo.
Pasamos toda la noche con 6 nudos de promedio, oyendo la música del mar y el viento. Las olas, ¡por fin! bajan de tamaño y el confort a bordo por primera vez desde que zarpamos de Grenada, es increíble.
A las 4 de la mañana vemos los faros de la isla de la Orchilla, también de Venezuela, el desvió que nos provocó el kilométrico palangre, logra que nuestro rumbo sea directo a la isla.
Como no me fio de las cartas digitales, dejo un buen margen a su punta norte, 3 millas, sin problemas la dejamos atrás y amaneciendo vemos en el horizonte la silueta del Gran Roque.

EL GRAN ROQUE


La entrada norte fue la elegida, y sin conocer las otras resulto bien fácil, la gran profundidad de su cabo deja acercarse sin problemas a la costa, una vez entramos al resguardo queda media milla hasta el fondeo.
El viento se pone de proa, pero sin mar y al ser tan corta la distancia no representa gran inconveniente.


9-10-2016    EL GRAN ROQUE Y SUS GUARDACOSTAS

El ancla cae cinco metros en un agua totalmente transparente, el agarre es bueno, la franja para fondear no es muy ancha, pues de los 20 metros de profundidad, se pasa rápidamente a menos de dos, pero da sobradamente.
Antes de acabar de recoger la cubierta, nos llegan los guardacostas, todos chavales jóvenes, desarmados y sin calzado pesado, es la primera vez que los guardacostas han subido a bordo sin armas.

EL LAGO AZUL, !!DIGO!!  EL GRAN ROQUE
Una gran alegría es recibir los buenos días en español, los chicos piden permiso para subir y el trato es exquisito, sentados en la bañera presentamos la documentación y mientras van comprobándola, la charla se anima, todos queremos y tenemos algo que decir, la inspección se realiza con una gran educación y únicamente el relleno de unos de los formularios se hace largo.
Por un lado es un engorro tanta pregunta, es una verdadera inspección del barco, dícese la comprobación de bombas de sentina, extintores, chalecos, balsa, etc….,  no poseer alguno de estos requisitos tampoco pasa a mayores, únicamente queda anotado. Una vez acabada la revisión e inspección, la conversación se torna más que amigable y las preguntas y respuestas se cruzan hablando a varias bandas, pasamos un buen rato comparando España con Venezuela y a la vez disfrutando de la terrible comunicación en español.
Cuando se están despidiendo nos dicen que en el comando, (así le llaman a la base) uno de los chavales cumple años, que estamos invitados.

EL COMANDO
El sello para cumplimentar uno de los folios, lo olvidaron en la base y nos piden por favor que pasemos y nos acaban el trámite, se ofrecen a guiarnos por el pueblo e indicarnos donde esta inmigración, la oficina del parque, cambiar los dólares por bolívares, comprar tabaco, tomar cervezas y lo que necesitemos.
La vuelta al pueblo la recorremos con el teniente Moisés y el sargento Iván, para ellos la jornada ha finalizado, nos cuentan pormenores y anécdotas de su trabajo, pareciera que somos amigos de toda la vida, después de invitarles a una cerveza, se despiden y nos recuerdan la invitación.
Por la noche asistimos al evento, tienen encendida una barbacoa con pollo, el ron con hielo comienza a desfilar, y la charla, sentados en la misma orilla se anima, la curiosidad es mutua y sin esfuerzo alguno surge una entretenida conversación.
Cuando la cena esta lista nos avisan, han preparado una mesita exclusiva para nosotros, donde el pollo asado, la ensalada, la langosta y unas masitas de maíz con una rica salsa, componen los dos platos.
Nos quedamos sin aire en los pulmones y sin gratitud en el corazón, pues la gastamos agradeciendo la invitación.

LAS FOTOS DE MALA CALIDAD, PERO DE UNA CALIDEZ INMENSA


GRANDES TIPOS, GRACIAS A TODOS
A tal punto llega la educación de estos jóvenes, que mientras cenamos, únicamente  vienen a decirnos si está todo bien y si necesitamos cualquier cosa, tenemos a nuestra disposición al cocinero, y prácticamente todo el comando, increíble el recibimiento.
Una vez acabamos de cenar, se hace corro y continuamos comparando las prestaciones sociales de los respectivos países, nos alargamos hasta casi las doce de la noche y nuestro cansancio nos avisa de la retirada.
A bordo comentamos todo lo que el día dio de sí, el pueblo, sus gentes, los guardacostas, el color del agua. Vamos a la cama pasados de vueltas, la intensidad con la que hemos vivido hoy, hacía mucho tiempo que no ocurría, aun así el sueño nos acoge en su dulce seno y caemos muertos de vida.
Al ser domingo no hicimos ni la entrada de inmigración, ni la del parque, cuestión que resolveremos mañana lunes, de esta forma ganamos un día de estancia.

5-10-2016 GRENADA- LA BLANQUILLA


5-10-2016   GRENADA- LA BLANQUILLA


 A las 6 de la mañana estamos rumbo al 280º, 170 millas hasta nuestro próximo fondeo en la deshabitada isla de la Blanquilla, perteneciente a Venezuela.

!!BYE BYE!! GRENADA

LAS CORRIENTES
Hemos intentado recopilar información sobre la isla, pero nadie que conozcamos ha estado nunca allí, solo algunas imágenes en internet y un pequeño relato de un navegante mexicano que explica un poco los dos fondeos, y que aparte de una base militar no hay nada ni nadie.
La salida de Grenada nos sorprende y hay más de 15 nudos de SE., esto me hace albergar esperanzas de que el Golden navegara en silencio, la fuerte corriente y el viento nos hacen ir a casi 7 nudos, a bordo frotamos las manos y disfrutamos el momento.
A una milla volvemos a encontrar las corrientes enfrentadas que provoca la isla, en esta ocasión apenas afectaron a nuestra navegación.
Y bien hicimos en disfrutarlo pues apenas habíamos recorrido diez millas, el viento se convierte en brisa, menos de 5 nudos, las velas comienzan a flamear y no pinta nada bien.
Recogemos genova y dejamos mayor para tener un mínimo de estabilidad, pero los botavarazos provocados por las olas de NE., Y SE., hacen imposible mantenerla izada, acabamos arriándola y el motor se hace indispensable.

LOS SIEMPRE PRESENTES CHUBASCOS

CHUBASQUITOS AL GOLDEN !!JA JA!!


Pasan las horas y la calma es total, pero solo de viento, pues las olas nos mecen y no precisamente con suavidad, es un tormento digno de prender fuego al barco.
Llevamos doce horas a motor, la temperatura en el interior del Golden se acerca a la del infierno y únicamente bajamos a beber agua y saludar a Satanás.


Y LOS CHUBASCOS

SE VIENE LA NUIT



Decidimos desde un principio que durante la noche no pondríamos luces de navegación, la proximidad con la isla de Margarita es de 50 millas y no queremos ser vistos por los posibles piratas que todo el mundo comenta que hay en la zona.
En una de las guardias, miro `por popa y veo las luces de un mercante, la primera impresión es que se dirige al norte, por lo tanto siempre veré la luz roja.
Pasan los minutos y no resulta como imaginaba, el mercante se aproxima a nuestro costado de estribor, parece acompañarnos y ahora pienso que se dirige al oeste, como nosotros.
Cuando vuelvo a dar un repaso a los horizontes, veo otro mercante aparecer al SE., enciendo la radio por si hay comunicación pero no oigo nada, continuamos sin luces y ahora comienzo a dudar si encenderlas.
Dejo pasar media hora y el mercante de estribor continua a menos de una milla, el otro veo claramente que nos cruzara por proa y aquí si decido encender luces.
En pocos minutos el mercante que tenemos a estribor cambia el rumbo y se dirige al norte, el otro tal y como pensaba nos cruza por proa a más de 5 millas, vuelvo a mirar los 360º y todo esta oscuro, por fin dejo la tensión de ver tanto hierro motorizado a nuestro alrededor y puedo tumbarme un rato.
Quiero creer que el primer mercante nos vio en el radar y se quedó a nuestro lado señalizándonos, pues su maniobra no era nada lógica, si es así, es para quitarse el sombrero, mis congralutaciones Sr. Capitán de la Marina Mercante.
A las 4 de la mañana el viento hace su aparición, entra del SE., con 15 nudos, pero durante todo la tarde habíamos sacado y recogido la genova con la esperanza de navegar a vela, ya estaba cansado de probar y a esa hora no me apetecían más esfuerzos, el motor se hacía cargo de las últimas horas y en todo caso esperaba el amanecer.

ELORGULLO DE LA PESCA

LA SILUETA DE LOS HERMANOS, ISLOTES DESHABITADOS VENEZOLANOS
Por fin aparece la silueta de la Blanquilla, es una sartén, creemos que la loma más alta deberá tener 30 0 40 metros, miro con los prismáticos pero las olas que aún continúan haciéndonos bailar no me dejan ver nada con claridad.
A falta de dos millas la caña vuelve a avisar, el carrete gana velocidad y tenemos que ralentizar la marcha, no hay forma de ganar sedal, después de una bonita pelea, sube a bordo otra barracuda, esta creemos que pasa de los cinco kilos y como estamos faltos de proteínas decidimos que formara parte de la tripulación hasta que llegue la hora de comer.

!!A LA RICA BARRRACUDA!!
Y por fin estamos al socaire de la isla, el color del agua marca la arena y la poca profundidad, allí apuntamos y cuando el fondo está a 7 metros dejamos caer el ancla.
En el mini plotter Garmin que llevamos la situación es correcta, pero como siempre me gusta comprobar el otro sistema que usamos, el programa de navegación Open Cpn, al encenderlo y conectar con los GPS, la posición es errónea, estamos subidos a la isla.

LA BLANQUILLA

!!EL COMITE DE BIENVENIDA
La primera impresión es de estar en un lugar salvaje, nada de construcciones, solo pelicanos que son los reyes del lugar, quedamos un buen rato viendo cómo se lanzan al agua en busca de su comida y el tiempo se detiene a bordo. 
Las ganas de pisar tierra son enormes, y no nos hacemos esperar, bajamos el dinghy y con todas las precauciones nos dirigimos a tierra. Decimos con todas las precauciones, porque si el motor del dinghy fallara, la fuerte corriente y la brisa dejarían muy pocas opciones de volver a tierra o lo que es peor al Golden.

LAS PLAYAS





LOS PEQUEÑOS FOSILES




PERDON POR LAS GOTERAS
En la orilla la transparencia y el turquesa del agua adquieren valores que sobrepasan nuestra comprensión, embobados hasta límites superiores, no dejamos de sentirnos agradecidos con la vida por disfrutar estos momentos.
Nos llevamos el snorkel y en el fondo todo es luz, las rayas moteadas nos vigilan de cerca y contemplamos su vuelo subacuático, es una danza a la hidronamica que nos hace levitar más de lo que ya flotamos.
Tantas emociones abren el apetito y en la nevera tenemos barracuda esperando a ser cocinada.
Obviamos el manjar para ahorrar adjetivos y únicamente decimos que estaba riquísimo.

 ? HAY BARRACUDA PARA COMER¿


EL ANTIGUO CAMPAMENTO DE PESCADORES


UN PEZ, AL QUE NO TENEMOS EL GUSTO DE CONOCER
Por la tarde dejamos que la relajación nos aborde y damos por hecho el día.
Con la falta total de iluminación en los alrededores, la noche se viste de estrellas, provocando que continuemos en ese lapsus mental donde no ser feliz, sería una verdadera deshonra a la vida que llevamos.
Amanece y tenemos vecinos, una lancha con tres personas esta fondeada a nuestro lado, la preocupación aparece y no le quitamos ojo de encima, son pescadores con fusiles acuáticos, vemos que sacan barracudas sin descanso y cuando dan por finalizada la jornada pasan a nuestro lado nos saludan y se marchan.
Tanto tiempo oyendo historias sobre los piratas venezolanos acaba mordiendo el cerebro y al final hay que hacer un esfuerzo para sobreponerse a tanto comentario piratesco.
Continuamos el día sin grandes cambios, snorkel, paseos por la playa, arroz con barracuda, fotos, leer, escribir, y cuando más cómodos estamos otra lancha.
Se acercan y a un costado puedo leer, guardacostas de Venezuela, a bordo hay cinco hombres, todos armados hasta los dientes, se abarloan y piden permiso para subir a bordo, sube un oficial y tres soldados, muy educadamente piden la documentación del barco y los pasaportes, después vuelven a pedir por favor que han de revisar la embarcación, nosotros muy tranquilos les facilitamos todo lo que piden y cuando acaban la inspección nos ponemos a charlar.
Cuando partimos de Grenada, me lleve menos cigarrillos de los que fumo, como es normal me los acabe y el síndrome de abstinencia me lo quitaba a base de fumarme la manzanilla, el té y hasta la menta poleo, aprovechando la visita de los guardacostas y su cordialidad, les pedí si tenían y uno de ellos sin pensárselo, me ofreció dos cigarrillos, aquel humo me sabia el doble de bien, primero por las horas que llevaba sin fumar y segundo por ser un obsequio de un guardacostas venezolano.
Nuestra curiosidad por Venezuela acumulada durante los últimos años, está a punto de recibir respuestas, comenzamos a disparar preguntas sobre seguridad, falta de alimentos, posibilidad de ir al continente, el oficial muy amablemente va respondiendo a todas, a unas con más ganas que otras pero nos aclara muchas de las dudas que traíamos.
Nos comenta que el poblado de pescadores que un día hubo en la isla se acabó por marchar, ahora vienen y van en el día desde la isla de Margarita, que a Puerto La Cruz, no hay problema alguno para llegar y estar, que ellos poseen internet en la base y que si queremos estamos invitados a visitarla y usar las conexiones, que tienen comida y que si queremos al lado de la base hay un buen fondeo, también nos dicen que ellos están en el 16 de la vhf y cualquier problema les llamemos.
A mi amor lo de ir a una base militar con todo hombres no le hace gracia y decidimos no aceptar la invitación,
Tanto el trato como la educación fueron exquisitos y agradecemos esa colaboración que nos ofrecieron sin pedir nada a cambio.
Como es costumbre, cuando finaliza el dia, volcamos las fotos de nuestra cámara al ordenador, es un ritual del que siempre gozamos, al visualizar las fotos comprobamos el descalabro, todas las fotos acuáticas están borrosas.
Al examinar la cámara vemos que ha dejado de ser estanca, ha recibido un golpe y ha perdido su cualidad de submarina, todo un desastre.
Damos por buena la decisión de habernos detenido en esta deshabitada y salvaje isla, nos habría gustado hacerlo con otros veleros y amigos, pero no siempre llueve a gusto del consumidor.
Las ganas de llegar a los Roques ya se hacen inaguantables y preparamos todo para zarpar mañana.


21-9-2016 GRENADA, MATEW ¡! Y EN NUESTRA LATITUD ¡!



 21-9-2016  MATEW  EN EL HORIZONTE ESTE  ¡! Y EN NUESTRA LATITUD ¡!

 Cuando tenemos casi todo preparado para zarpar, en la meteo aparece una alerta de huracán, viene directo a Grenada y su intención parece que es recorrer el Caribe justo por la latitud donde hemos de navegar.
Si había preocupación por el tema de Venezuela, ahora y para hacer el momento mas gracioso e inolvidable aparece la tormenta. Al ser una previsión para 6 días no dejo que los nervios adquieran otra parcela de materia gris, sin perder la calma sigo muy de cerca la evolución del sistema.
Y comienza la parte mala de la película, ¡ahora pasa justo por encima!, ¡ahora se va al norte!, así estamos varios días, el viernes 23 de septiembre, la previsión apunta que pasara justo por la isla, entra como tormenta y sale convertido en huracán.
No quiero asumir riesgo alguno y después de sobre pesar todas las opciones, la mejor me parece ir a Trinidad con el Frenk, el Vitamina se queda en la isla pero tienen la posibilidad de varar el catamarán.
ESTA ES LA PREVISION QUE FUERZA NUESTRA PARTIDA A TRINIDAD

El viernes, para no tener que pagar “over time”, (extra por ser festivo), hacemos la salida del país para partir el domingo. Y cuando más claro lo tenemos, el sábado cambia la previsión, el huracán se va al norte, a nosotros apenas nos llegarían 30 nudos y comenzamos a dudar la bajada a Trinidad.
Ignacio conoce a un italiano que lleva 20 años en la isla, le pedimos información para encontrar un lugar mientras pasa la tormenta y nos dicen que a 5 millas hay el mejor refugio de toda la isla.
al estar muy alejado, por tierra se complica llegar, Ignacio prefiere reconocer el lugar desde tierra y nos invita a ir, encantados allá que vamos.
Desde un puente que cruza la cerrada bahía comprobamos su seguridad, totalmente rodeada de manglares y con un canal de entrada rodeado de arrecifes, lo que evitaría cualquier intento del mar para colarse dentro, nos parece bien y decidimos no ir a Trinidad, pasaremos aquí los días que dure la depresión.


EGMONT BAY DESDE EL PUENTE
EL VITAMINA SALIENDO DE PRICLY BAY
WOBURN BAY Y LA MARINA DE PHARE BLUE
La previsión dice que el martes a la noche, ¡como siempre!, comenzaremos a notar los efectos del monstruo come-barcos, estamos a sábado y sabemos que el pequeño refugio se llenara de veleros, así que a toda prisa recogemos lo imprescindible y partimos hacia el hurricane hole, (refugio de huracanes).
Nos despedimos del Frenk, ellos han de ir a Trinidad si o si y no tienen otra opción.
Salimos de la bahía y ponemos rumbo E.,  la entrada a Egmont Bay es una abertura en los arrecifes, vemos olas romper a babor y estribor y sin complicaciones entramos al canal, después de una milla, este gira al oeste y se abre en la  pequeña rada totalmente rodeada de manglares.

!!!NO!!!, NO ES NORUEGA Y SUS FIORDOS, SUR DE GRENADA
Fondeamos y apenas somos cuatro barcos, al cabo de dos días somos más de treinta y aún continúan llegando.
EGMONT BAY,  THE HURRICANE HOLE, 

IMAGEN DEFORMADA, PERO BELLO LUGAR

CANAL DE ENTRADA


LAS MANSIONES NO SON DE BROMA



EL GAIA DE CARLOS ENTERRADO EN EL MANGLAR
Aprovechamos la cercanía de las bahías y nos vamos de excursión con los dinghys, es increíble la cantidad de veleros que llegan a haber, cada bahía esta repleta de ellos, sin contar los varados.
En Hartman Bay se celebra un mercadillo de ocasión, donde cada embarcación lleva los trastos que nunca usamos, el crucerista puede disfrutar de lo que quiera, eso si, siempre con la carterita preparada. Aquí en Secret Harbour no se sabe muy bien donde estamos, a ratos daba la sensación de hotel, albergue, camping, el ambiente muy cuidado y sin duda alguna, todo esta encarado a los cruceristas.
Todo velero con nenes a bordo acaba aquí, en la piscina había que tener cuidado, la lluvia de niños hacían del esplendoroso lugar un verdadero deporte de alto riesgo, bromas aparte el sitio es espectacular.
 
ESTO ES UN MANGLAR, NO HAY MARINA
BONITA Y ENTRETENIDA EXCURSION EN DINGHY
NOS REIMOS, AQUI EL ARRECIFE HACIA GRACIA, DOS PALMOS DE AGUA
CALIVIGNY ISLAND, OTRA PRIVACIDAD DE ISLA



EL DINGHY DOCK ESTA PREPARADO PARA  LOS TACONES MAS PUNTIAGUDOS




Esta exclusiva isla la puedes alquilar  para ti y tus amigos, el precio por noche no es muy caro, alrededor de 20.000 euros, bueno creo que si  sumáis 50 personas pues solo cuesta 140.000 euros la noche y toda la islita será tuya por esas o una noche, una ganga irresistible, ya sabéis el próximo cumple lo podéis celebrar en este extraordinario paraíso privado. Eso si, estos precios es el mínimo para comenzar a hablar, dependiendo de los extras pues saldrá un pelín menos económico.
Nosotros por lo pronto disfrutamos de pisarla, aunque sea piratescamente.

SECRET HARBOUR

EL MERCADO DE OCASION Y SU BAR
LAS INSTALACIONES  UNA PASADA

Ya no da para más y llega la tormenta tropical, se pasa más de 24 horas lloviendo y los vientos no sobrepasan los 30 nudos, todo parece en orden y solo una de las embarcaciones garrea.
En Egmont Bay esperamos que el mar se calme,  el lugar está bien para pasar una tormenta, pero tiene sus complicaciones, no hay nada, los comercios están alejados y las compras se convierten en verdaderas excursiones, pues hay que tomar dos colectivos para llegar a los supermercados, sin olvidar la cuestita hasta la carretera principal.

DE EXCURSION A LOS SUPERMERCADOS


A nosotros se nos complica el tema de la salida del país, la hicimos pensando que nos íbamos, pero al final aquí estamos y ha pasado casi una semana, después de una pequeña discusión, decidimos hacerla de nuevo.
Ignacio nos comenta que a ellos les pasó algo parecido en la Islas Vírgenes y lo pasaron verdaderamente mal.
En la oficina de aduanas de Prickly Bay, contamos lo sucedido con el huracán y nuestra partida, el oficial nos mira y cuenta los días, llama por teléfono, (en ese momento esperamos lo peor), cuelga y comenta que son muchos días y eso no se puede hacer, antes de acabar de hablar aparece otro oficial, se queda mirando los pasaportes y sin mediar palabra alguna, pone los sellos.
Creemos que nos libramos de una multa y solo porque la excusa era verídica, el huracán Matew.
El tema de las entradas y salidas de estas islas-países, no es ninguna broma, ellos no tienen problema alguno en sancionar y dependiendo de la infracción, puedes quedar con tu embarcación embargada y una multa de enorme cuantía por pagar.
La tormenta se dirige al oeste y ya es un huracán bautizado,  de nombre Matías, en su recorrido afectara a las aguas sobre la latitud 12ª N. justo por donde hemos de navegar, además de crecer de tamaño y fuerza, ha ralentizado su velocidad de desplazamiento.
Esto lo único que hace es retrasar nuestra partida, con ese monstruo en el mar, no es nada recomendable ponerse a perseguirlo, con la calma bajamos la guardia y decidimos que hasta que no esté bien al norte, nos quedaremos en Grenada.
Aquí en Egmont bay ya se han marchado la mayoría de veleros, quedamos unos cuantos y entre ellos conocemos a Carlos,  un joven vasco que con un 8 mts de bonito nombre Gaia, anda como todos los que estamos en esta época en el Caribe, de refugio en refugio.
Por lo pronto salimos del “hurricane hole”  y nos vamos a Gran Anse, al lado de la capital, hemos de hacer compras y los supermercados están más cómodos y cercanos. después de despedirnos del Vitamina salimos de la protegida bahía y ponemos rumbo oeste.
A resaltar las fortísimas corrientes que encontramos en la Punta Salinas, el motor lo llevábamos a 2500rpm. en condiciones normales serian 5-6 nudos de velocidad y el GPS llego a marcar 0 nudos, suponemos que son las dos corrientes que forma la propia isla, todo un fenómeno no apto para canoas y derivados.

NO SON OLAS, ES CORRIENTE ENFRENTADA, UNA LOCURA
Matías está en fuerza 4, se dirige hacia Haití y creemos que causara graves daños, la posibilidad que de media vuelta es muy remota y preparamos la salida.
 El casco del Golden se quedó a medio rascar con la alerta de la tormenta,  toca hacer de hombre rana, después de dos mañanas rascando las vidas han desaparecido y solo nos queda hacer la salida del país y mirar la meteo.

NADA DE VIENTO

!!ESPERAMOS!!, NO SEA DE MAL AGUERO
MARINA DE PORT LOUIS

EL BOTE DEL DIFUNTO STEVE JOB

La previsión es pésima, Matías y ahora una nueva tormenta Nicole, se han encargado de romper los alisios, no hay ni habrá viento en más de una semana, nosotros queremos irnos de Grenada y tenemos una pequeña esperanza de que algo de viento habra para recorrer las 300 millas hasta Los Roques, o así queremos creerlo.
Hacemos las últimas compras en Carenage, el súper comodísimo pues es cruzar la calle y descargar del carrito al dinghy,  una maravilla.
Y solo nos queda volver hacer la salida del país.

 ¡UNA DE CUSTOMS!

 Vamos a la marina de Port Louis, donde se encuentra la oficina de aduanas e inmigración, nos quedan 40 EC, y esta moneda fuera de estas islas no las quiere ni los mendigos,  preguntamos en aduanas el horario y nos dicen que están abiertos hasta las 16:00. Nos vamos al bar de la marina y nos tomamos unas cervecitas para gastar los EC.
Cuando llegamos a aduanas son las 12:15h, presentamos los pasaportes y antes de poner el sello nos dicen que son 40 EC, preguntamos porque hemos de pagar para hacer la salida y nos dicen que es la hora de comer, prácticamente nos negamos a realizar el pago.
Los dos oficiales se miran y parecen querer disimular la situación, al final entre refunfuños sellan los pasaportes y nosotros contentos, ellos imaginamos que no.
Creemos que esto es una verdadera vergüenza, ya está bien que paguemos lo estipulado, pero estos aprovechados se piensan que acabamos de salir del huevo o debemos ser medio tonto o  tontos enteros.
Después del berrinche aduanero, pasamos el resto de la tarde en estado de mentalización para la travesía y con unas ganas locas de que amanezca para zarpar.

EL OESTE Y LA BLANQUILLA, NOS ESPERA